- sábado
julio 20, 2019

Centro de investigación de derechos humanos

“Humillante” fracaso de EEUU en Afganistán da paso al diálogo

2019/01/06, 20:13


“Humillante” fracaso de EEUU en Afganistán da paso al diálogo

Estados Unidos tiene dos opciones; abandonar Afganistán o enfrentar el mismo destino de las fuerzas de la antigua Unión Soviética en los años ochenta. Así lo dejó claro recientemente el grupo Talibán, en momentos que el país asiático busca salir del impasse a través del diálogo.

Un pie fuera de Afganistán

A mediados de diciembre y apenas un día después de su adiós a Siria y dar por cumplida la misión de Estados Unidos contra el grupo terrorista ISIS (Daesh, en árabe), el presidente de Estados Unidos anunció también la retirada de 7.000 de las 14.000 militares desplegadas en Afganistán.

Fracaso de EE.UU.

La guerra de Afganistán se ha convertido prácticamente en la más larga de la historia de Estados Unidos. Ya transcurren más de 17 años desde cuando el expresidente George W. Bush ordenó la invasión del país centroasiático bajo la excusa de erradicar a Talibán y el terrorismo. Hoy en día, ese grupo no solo sobrevive sino también ha cobrado fuerza. Hace una década, Washington y Kabul estimaban la existencia de 15.000 talibanes en Afganistán, mientras actualmente la cifra se sitúa en los 60.000.

La violencia tampoco ha mostrado signos de reducción. Según datos de la Misión de las Naciones Unidas en Afganistán, 2018 ha sido uno de los años más sangrientos en el país al haber alcanzado la cifra más alta de víctimas civiles en los seis primeros meses del año en comparación el mismo periodo de los últimos diez años.

“El número de muertos en ese periodo asciende a 1692 -de los que 157 fueron mujeres y 363 niños-, lo que representa un tres por ciento más que en los seis primeros meses de 2017, mientras que el de heridos fue de 3430 -de los que 387 son mujeres y 992 niños-, lo supone un descenso de un cinco por cinco”, rezó un comunicado de la Misión.

A eso hay que añadir las victorias que Talibán ha cosechado sobre el terreno. El grupo controla actualmente gran parte de provincias como Helmand y Kandahar. Se estima que más de 15 millones de afganos viven en zonas que están bajo control de Talibán o donde los insurgentes tienen amplia presencia.

 

En los últimos dos años, Talibán ha lanzado numerosas operaciones para tomar el control de distintas ciudades afganas y en varios casos ha logrado su objetivo, aunque posteriormente se ha visto obligado a retirarse cuando los soldados afganos repelen sus ataques. Sin embargo, las ofensivas aumentan el moral del grupo.

Los afganos enfrentan, asimismo, un nuevo desafío; el surgimiento de la filial Jorasan del ISIS. El grupo ha reivindicado la autoría de algunos ataques mortales, especialmente contra civiles.

Diálogos de paz

El actual proceso de paz en Afganistán incluye a muchos actores regionales e internacionales. El día 9 de noviembre, Rusia consiguió sentar en una misma mesa a representantes de Talibán y del Alto Consejo para la Paz de Afganistán, aunque no avanzó hacia negociaciones directas entre los insurgentes y el Gobierno de Kabul.

Previamente, Kabul había tendido la mano a los talibanes en febrero al proponer dialogar sin precondiciones y de nuevo en junio con una tregua temporal, para después proponer a finales de agosto una iniciativa de alto el fuego de tres meses.

Por otro lado, en los últimos dos meses, EE.UU. y representantes de la oficina política de los talibanes en Catar se reunieron en tres ocasiones. En la última, celebrada en los Emiratos Árabes Unidos (EAU), los insurgentes insistieron en la necesidad de la retirada de las tropas de la OTAN, encabezadas por los estadounidenses.

Irán, que comparte con Afganistán una frontera común de más de 900 kilómetros, se ha unido también a los esfuerzos de paz. El secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional iraní, Ali Shamjani, anunció el pasado miércoles conversaciones directas entre Teherán y Talibán que cuentan con el aval de Kabul. Shamjani destacó que este diálogo bilateral continuará.

Pakistán, otro país vecino de Afganistán, también sigue de cerca las negociaciones, aunque Kabul siempre ha acusado a Islamabad de apoyar a Talibán.

La salida de EE.UU., antes que nada

Muchos factores determinarían el destino del proceso de paz afgano, pero para Talibán hay una condición indispensable para llegar a una solución política; manos de Estados Unidos fuera de Afganistán.

“Fijaos con atención en la derrota soviética en Afganistán, y renunciad a desafiar el carácter de los afganos”, señaló el portavoz de los talibanes, Zabiholá Muyahid, en palabras dirigidas a la Casa Blanca.

Hasta ahora, Talibán ha dejado claro en reiteradas ocasiones que el fin de la presencia militar de las fuerzas extranjeras es un elemento primordial para acabar con la violencia que ha devastado al país asiático en las últimas décadas.

etiqueta

Política،Afganistán،EEUU

Tus comentarios

Truthngo sinceramente da la bienvenida a sus sugerencias y les da prioridad y verifica cuidadosamente.

Tu opinion

Tu opinion

Noticias relacionadas

free website counter